En un segundo

En un segundo puede cambiar tu vida.
En un segundo puedes perderla.

Un segundo. Click, Click. En el instante en que intentas decir algo, ya has programado tu futuro.
Al actuar, ya estás influyendo en tu propia vida y en la de los demás.
Todo en un segundo…

Click, en un segundo pueden ocurrir muchas cosas.

Como las gotas que caen, se acumulan los segundos. Tip.Top. Tip. Top.

¿Qué es un segundo en una vida?

Mucho. Muchísimo. Todo.

Y aún así, no tenemos una valoración apropiada de lo que vale un Segundo.

Un solo Segundo, cambia destinos enteros. Naciones y multitud de almas pueden depender de lo que ocurre en un solo Segundo.

Una primera impresión. Una secuencia de segundos que generan un impacto en los demás.
¿Qué has transmitido sobre ti en un segundo? Tu sonrisa; El perfume usado; Las arrugas de tu entrecejo; Tu vestimenta; El gesto de entrada al dar la mano… Deberíamos pensar en lo importante que es la energía que transmitimos en unos pocos segundos y en las sensaciones que generamos en ese mismo brevísimo espacio de tiempo.

Un segundo. Un solo segundo puede ser la razón de una batalla. Decisiones ejecutadas al son de un deseo imperialista interior. Decisiones resultantes de un brote de ira descontrolada que han acabado con la vida de un ser querido. Decisiones, en definitiva, irracionales, que han impulsado a los hombres a actuar, haciendo el mal.

La calibración de la programación neurolingüistica está precisamente basada en los micro gestos producidos en segundos. En segundos captas lo que realmente piensa tu interlocutor. En segundos destapas una mentira. En segundos, tu cuerpo empieza a temblar por haber observado el interior de alguien….

Un segundo. Un solo segundo sirve para apretar un botón que destruirá a miles de almas por los efectos de una bomba atómica. Solo un segundo y el mal está hecho.

Muchas veces nos gustaría congelar a cámara lenta cada segundo de nuestra vida en la que emociones intensas de odio, codicia o rencor nos han guiado para hacer el mal, del cual luego nos hemos arrepentido con dolor durante años. Es imposible volver hacia detrás.

Un segundo. Un solo segundo y ya no somos lo que eramos. Podemos haber perdido un ser querido, una casa, un trabajo, la salud….. en un solo segundo…

Sin embargo, en un segundo vemos la luz, la vida, el amor.

Nuestra vida está compuesta por muchos segundos. Sé consciente del paso del tiempo. De las consecuencias derivadas del mal uso que podemos hacer de nuestro tiempo de vida, en tan solo segundos. Paraliza estos segundos pensando y meditando bien antes de actuar. Evita la locura de la excesiva rapidez. Piensa en lo que ocurrirá cuando hayas tomado una u otra decisión.

Y finalmente, un consejo primordial. Disfruta de cada segundo de tu vida y en todo momento. Tanto si tienes dolor como si acabas de tener un hijo, cada segundo tiene su luz y valor. Disfruta el Ahora intensamente porque es el momento que te es permitido estar para vivir, entendiendo que la vida es así, un río lleno de sorpresas.

Y siempre que puedas, pon a cámara lenta los segundos de tu vida antes de tomar una decisión para que todas tus decisiones estén impregnadas con sabiduría que ayuden a otras almas y no sean así destructivas en ningún momento.

Un saludo a todos.

4 respuestas a En un segundo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *