Una lágrima recorre mi mejilla

Una lágrima constante recorre mi mejilla porque me gustaría vivir en un mundo mejor del que me ha tocado vivir.

No la consigo secar.

¿Qué puedo hacer?

La lágrima es fruto de un sentimiento interior. Normalmente de dolor, rabia, impotencia o necesidad de gritar.
Una lágrima es un grito visible.

El alma grita, gime, pide ayuda, brota hacia el exterior.

Hay varios tipos de lágrimas. La lágrima fácil. La lágrima engañosa y de chantaje emocional. La lágrima egoísta que solo piensa en sí mismo. La lágrima que sufre por el dolor ajeno.

Observo la crueldad del ser humano, como cual animal salvaje, bajo una aterciopelada piel de seda y apariencia de santidad, degollando con críticas a otra persona, simplemente por el placer de devorar a otro, calma su hambre de venganza. El hombre mata, metafóricamente hablando, a otro, destrozando su dignidad, inocencia, etc para saciarse porque tiene hambre de poder o de venganza.

He aprendido a no quedarme perpleja sino a aprender a convivir con ello.

Y esta lágrima me recuerda que vivo entre el dolor y que el dolor está en mi, sobre mí, dentro y fuera de mí.

He aprendido por tanto que conviviendo con el dolor también podemos ser felices y ayudar a otros, enseñando a otros a superar el dolor. Este es el reto que tenemos por delante. Luchar cual salmones contra una corriente. Esto es lo que nos hará diferentes a la masa. Esta capacidad de lucha es la que da luz al mundo, aporta equilibrio y permite sobrellevar muchos sinsabores, con alegría y contentamiento.

Cada vez que vencemos al dolor tenemos un éxito en esta vida. Y es un éxito permanente porque cada empujón nos hace subir de peldaño en peldaño, creciendo como personas.

La dificultad y el dolor extraen de nosotros lo mejor de nuestro interior.

Y cuando esta lágrima sigue recorriendo mi mejilla, no la limpio para recordar en todo momento que mientras siga teniendo un halo de fuerza, tengo una misión muy importante por cumplir y es la de ayudar en todo lo que pueda a los demás.

Así que lágrima mía, sigue estando ahí, porque me recuerdas que soy útil aquí, en el Hoy y Ahora y porque el dolor que yo he experimentado, me ayuda y ayudará a empujar a otros en esta misma escalera hacia el éxito.

8 respuestas a Una lágrima recorre mi mejilla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *