Y yo con estos pelos…

Es una forma de expresar un sentimiento: el de la no adecuación persona / momento.
Una visita o una invitación inesperada..
Nos puede encontrar con estos pelos.. “no adecuados para una situación determinada”.

¿Bailamos entonces un baile de máscaras en una sociedad, todavía enlatada y poco natural, que todo lo prejuzga según la apariencia externa?

No premiamos la autenticidad, sino la apariencia.
Todo lo diferente es considerado como raro.
Lo bueno se admira cuando su autor ya ha fallecido.

Aunque es bien cierto que tenemos que parecer primero para ser después, debemos tener en cuenta que en el “bypass” entre parecer y ser, hay cierta falsedad, es decir, la cara que ofrecemos para aparentar o parecer algo que no somos en realidad.

Por esta razón, los “pelos despeinados” son para algunas personas una falta de etiqueta o protocolo imperdonable, mientras que para otros significan una forma de representar su clara oposición a un sistema impuesto por una sociedad en decadencia, que obligatoriamente debe cambiar sus pilares para permitir una convivencia armónica y auténtica.

Por Patricia Peirote Hermann

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *