Estado de alerta versus estado de relajación

Este tema siempre me ha hecho pensar sobre el comportamiento del ser humano, habiendo observado a lo largo de años, comportamientos aparentemente incongruentes y llegando a varias conclusiones que expondré a continuación.

En estado de alerta, el hombre dispone de una presión o estress facilitador, que le permite salir airoso de muchas circunstancias, llegando a límites, que en situación normal, no se habría podido imaginar alcanzar.

En estado de alerta, el hombre es altamente productivo y activo. Esta actividad tiene la mente al mismo tiempo en acción también y no hay espacio para pensamientos de tipo negativo.

Pondré un ejemplo: La jubilación. ¿Cuántos casos conocemos de personas que fallecen o enferman al poco tiempo de ser jubilados?
Probablemente este sea uno de los casos más externos pero sin ir más lejos, podemos referirnos al alumno que es calificado como “dormido” por su profesor o bien el empleado que es denominado como estancado por parte de su jefe.

Si bien, es la búsqueda de un mix entre ambos estados, la perfección y aunque sabemos que hay personas que tienden a estar en un mayor porcentaje de sus vidas en alerta y otros a estar relajados o aletargados la mayor parte del tiempo, la conveniencia está en lo que precisa nuestro cuerpo y mente y evidentemente está en un equilibrio entre ambos estados. Cualquier exceso en alguno de los dos sentidos es contraproducente.

También es cierto que el hombre puede provocar artificialmente alguno de estos dos estados mediante el uso de drogas, bien dopándose o bien tomando marihuana por ejemplo, lo cual es un fracaso en la gestión sana de un cuerpo y mente y no me detendré en ello.

¿Qué ocurre en el estado de alerta?

El hombre tiene sentimiento de responsabilidad. Responsabilidad sobre un trabajo, personas, actividades, etc..
Si no forzado en demasía mediante drogas o bien mediante una actividad ansiosa, no propia de un cerebro normal, puede alcanzar momentos brillantes y sobrellevar miedos e incapacidades, de una manera asombrosa.
Hay casos excepcionales de héroes de guerrra, quienes embriagados por un estado de alerta que los elevó a una dimensión diferente, les permitió salvar vidas e incluso a dar su vida por otros.
El cerebro que está en alerta está pendiente de todo lo que ocurre a su alrededor. Adquiere un grado de visibilidad de 360 grados porque huele, siente y ve en una esfera superior a la corriente.
Estar de forma prolongada en un estado elevado de alerta puede generar un gran desgaste mental y corporal si no es combinado con un estado de relajación correspondiente. Por ello cumple una función esencial el sueño, que tiene una función reparadora.

El hombre puede entrar en un estado de relajación buscando dicha situación, a través de la búsqueda de un momento de meditación en soledad -obviamos la situación producida por las drogas- en la cual relaja músculos, mente y cuerpo para literalmente flotar en suspensión, pudiendo a llegar a experiencias ciertamente oníricas en plena vigilia.

Lo preocupante es cuando el estado habitual de una persona es la relajación. Personalmente lo contemplo como un comportamiento enfermizo, fruto en un alto porcentaje de una mala educación recibida de pequeño, en la que el ser humano no se ha visto obligado a adquirir responsabilidades. Son personas exentas de tensión, aletargadas, en un estado somnoliento y poco involucradas con lo que ocurre a su alrededor. Principalmente centradas en sí mismas, con pocas ambiciones e incapaces de reconocer lo que significa la responsabilidad.

En el plano laboral podríamos hablar de personas “dormidas”, autómatas, obedientes, sí pero faltas de creatividad, nada innovadoras, relajadas y ausentes de la realidad. No están pendientes de los cambios del mercado. Ven las desgracias de los demás como algo externo a ellos. Indiferentes a lo que ocurre a su alrededor. Hasta que un día, la soga del paro cae sobre sus cabezas y no entienden cómo, tras haber trabajado durante 21 años en una empresa, de repente se encuentran en la cola del paro. Con un cerebro adormecido, no tienen músculo cerebral para reaccionar. De su estado de relajamiento han pasado a un estado de tensión, en este caso sin herramientas para saber cómo reaccionar. Faltos de entrenamiento, no saben qué hacer y presas de pánico, enferman o desean morir. Algunos incluso se suicidan..

Sin querer decir que el hombre debe estar en estado permanente de vigilia, sí quiero recomendar desde aquí la necesidad de estar en alerta siempre. Tanto la naturaleza como la sociedad están en permanente cambio. Añadiendo a esto el cambio climático que está rompiendo los beneficios de una era relativamente tranquila, en este sentido, hay que sumar el aumento del crecimiento demográfico con todas las consecuencias que conlleva, la falta de tabajo y el pillaje consecuente, las actitudes hostiles del ser humano en una sociedad que tiende al “salvase quien pueda”. Una mente en estado de vigilia podrá predecir de antemano y reaccionar, tomar decisiones y actuar, adaptarse al cambio rápidamente y reposicionarse.

En conclusión, adaptarse es la palabra mágica. Ser capaz de llevar un smoking y limpirar el lavabo de la oficina si preciso, con una actitud humilde y preparada para cualquier acción que haya que realizar.

Bienvenidos al cambio que estamos viviendo de manera bien visible en este siglo XXI.

Los últimos serán los primeros

Haciendo referencia a un texto bíblico archi conocido, quiero iniciar este tercer blog tratando algo, que por obvio, merece la pena recordar porque da la sensación de que lo pasamos por alto constantemente.

La existencia del ser humano está en una constante batalla o búsqueda de equilibrio entre el “bien/mal”, “ying/yang” “frío/calor”.

En este sentido hay personas que buscan constantemente destacar, otras que no encajan con el “establishment” y prefieren rechazar la vida y otros que permanecen en el anonimato por pertenecer a una clasificación de estables y constantes.

El progreso, la mejora continua, la auto motivación para seguir hacia adelante, etc. son los pasos que hacen crecer y mejorar al hombre. De esta forma, nuestra especie está en constante evolución.

Volveré al título del blog. ¿A qué me refiero entonces cuando apoyo que los últimos serán los primeros”.

La actual crisis y caos mundial que estamos viviendo, nos lo demuestran.
Lo que hace un año era válido, ahora ya no lo es.
Los modelos de liderazgo autoritario para doblegar a la gente ya han perdido eficacia.
Lo simple, por único, está empezando a tener éxito.
Los símbolos de poder, relacionados con riqueza y glamour están empezando a ser detestados por la mayoría.

Aunque sigue habiendo demasiados poderes fácticos, algo está cambiando…
La comunicación abierta y clara. La interconectividad mundial y el networking, el compartir la información…. ponen cada vez más en evidencia los modelos basados en principios malvados como el engaño, la destrucción, la dominación, etc….

La gran arrogancia que ha invadido nuestro mundo ha sido el peor enemigo de toda la raza humana. Arrogancia por estar en un puesto de tipo político, social,etc. Arrogancia por haber nacido en un entorno económicamente privilegiado. Arrogancia por el hecho de tener estudios, conocimiento sobre una materia, etc. Arrogancia por tener atrevimiento a hacer algo. Arrogancia por inconsciencia. Arrogancia por desconocimiento o brutalidad.
En definitiva, tener arrogancia es sinónimo de estupidez.

Y el ser humano se ha subyugado años y años a aquellos arrogantes que hacían gala de sus cartas de poder en materia de dinero, belleza, posición social o cargo. ¡Eso se está acabando¡¡¡

La humildad, ese valor desdeñado, se está convirtiendo en la competencia actualmente más buscada en puestos ejecutivos, puestos comerciales, puestos con implicaciones directivas, etc.

Cuando lo humilde era propio para escupir, desdeñar o calificar como “tonto ó bobo”, ahora resulta ser una competencia de lo más valorada en el entorno de head hunters y empresas de búsqueda de empleo.

Arrogancia es no aceptar un puesto de trabajo aunque uno esté en el paro por desdeñar un tipo de trabajo.
Arrogancia es aprovechar el poder para maltratar a otros cuando una logra ser jefe después de haber estado ocupando durante años un puesto de técnico.
Arrogancia es rodearse de personas obedientes como requisito indispensable para así garantizar el sobre salir siempre sobre los demás.
Arrogancia es no escuchar a los demás.
Arrogancia es enjuiciar siempre a otros.
Arrogancia es no verse sus propios defectos.
Arrogancia es no aceptar la crítica.

La arrogancia se encuentra en todos los estratos sociales puesto que es el iceberg de la estupidez. El arrogante y estúpido puede ser poderoso e intentar hacer daño a alguien que no le ha reído una gracia o no le ha obedecido.

La estupidez del arrogante no le deja ver su lado oscuro. Simplemente no ve o no quiere ver porque se siente bien en su situación.

¿Por qué nos cuesta tanto pedir perdón? Por arrogancia.
¿Por qué nos cuesta tanto re conocer nuestros errores? Por arrogancia.
¿Por qué hacemos tanto daño a nuestro alrededor? Por arrogancia.

La arrogancia ha llevado a seres indeseables, don nadies, sucios y viles a encumbrarse a sí mismos como grandes líderes a lo largo de la historia y a su vez a tener la suerte de deslumbrar a masas con este auto encumbramiento, consiguiendo seguidores en masa, quienes como borregos ciegos han seguido las instrucciones de seres humanos indeseables.

Sin embargo, si estudiamos el devenir de la historia, observamos que esta gloria siempre es temporal.
Por esta razón sigo afirmando que los últimos serán los primeros porque los primeros desaparecerán, tendrán una gloria muy pasajera y su fin será siempre dramático.

¿Qué está ocurriendo en los RRHH actualmente?

Que por fin se está priorizando la búsqueda de Valores en un individuo.

El mundo está cambiando. De un mundo de bocazas y arrogantes, estamos evolucionando a un mundo que busca el valor en la humildad y sencillez. ¿Por qué será? ¿Será que las dificultades nos hacen ser mejores personas?

Por ello las empresas ya no buscan estrellas, buscan personas honradas, trabajadoras y rectas.

Y por ello vuelvo a repetir que los que han sido considerados hasta la fecha como los últimos, serán los primeros encontrar trabajo y en salir de esta crisis.

Un saludo a todos.

¿Qué frena la creatividad?

En un mundo de cambios, en circunstancias caóticas, en crisis mundiales, los head hunters informan a gritos que la búsqueda de empleo debe centrarse en determinadas competencias, sin las cuales, las empresas fracasarán.

Una de ellas es la creatividad.

A lo largo de todos los procesos de selección que he podido vivir en  mis  últimos 20 años de experiencia profesional, he podido constatar que son “raras avis” aquellas personas que realmente demuestran tener un alto nivel de creatividad.

Lo habitual es encontrar personas estables, muy predecibles, más o menos obedientes hacia la autoridad, más o menos orientados a lo social, al conocimiento numérico, etc…

Sin embargo, me cuesta mucho recordar perfiles de personas creativas, libres e imaginativas.

¿Dónde está el problema o impedimento para ser creativo en la sociedad actual?

En primer lugar, en el hecho de que lo que es diferente es tachado de esquizofrénico, enfermo o peligroso.

El nivel de prejuicios que hay en general, en el mundo, es tan alto que impide detectar el talento.

¡Cuántas veces he visto rechazados candidatos por una falsa referencia, a la cual algunos  han creído a pies juntillas¡

O bien prejuicios demostrados ante personas  con una determinada orientación sexual, raza o trayectoria profesional…

¿Cuál es el mal común en la comunicación de los seres humanos hoy en día?  La falta de escucha.  ¿Y por qué?  Por la misma razón que ya he esbozado anteriormente.  Si pensamos que lo que nos está diciendo el otro, es poco importante o falso o bien una estupidez, simplemente nos desconectamos, hacemos como que estamos escuchando y comenzamos a practicar la anti- escucha activa.

Y creemos que el otro es tonto y no se da cuenta de ello….

El miedo bloquea y frena la creatividad.  Si una idea es tachada de excesiva, fuera de su tiempo, anticuada, muy moderna, ridícula, etc.  “el creativo” se auto alimenta con la basura que recibe de su exterior y finalmente deja de creer en su propia idea y/o propuestas  y abandona.

¿Cuál es el caso de todos los genios? Tachados de inútiles, de locos, de exagerados durante su vida.  Y una vez muertos….. entonces son alabados.  ¡Qué ingratos somos con el talento¡

Literalmente no sabemos reconocerlo y aún mas, aceptarlo.  Solamente cuando ha habido ya un centenar de personas que han alabado un cuadro, nos atrevemos a hacer lo mismo. ¡Simplemente por imitación¡ De este modo, somos robots no pensantes, imitadores, seres humanos que se mueven como una oveja mas en el mismo redil. Porque, claro está, no queremos que nos aparten de círculos de amistad con poderosos, de moda, etc……

Así no progresaremos nunca.

Si comenzamos exigiendo a nuestros hijos que se porten bien, como única norma de funcionamiento en su vida, estamos limitando su don natural creativo hasta que al final lo hemos eliminado totalmente. ¿Qué queremos decir con “bien”?  ¿Que no hablen?  ¿Que digan “si” a todo?

Miedo al ridículo es lo que con nuestro comportamiento ovejil, generamos en muchas personas con talento y no las dejamos progresar.  ¡Vaya hombre¡ ¡Qué tontería lo que acabas de decir¡  dicen los “inteligentes y más atrevidos del grupo” …. y nuevamente una idea apagada ….

¿En qué consiste por tanto tener creatividad?

En pensar de forma diferente.

Apelo al término  pensamiento lateral, el cual  demuestra claramente un modelo  de pensamiento diferente al tradicional y habitual.

Ser creativo es sinónimo de ser libre porque ser libre es tener fortaleza para romper moldes tradicionales, impuestos, casi siempre por la gran masa no pensante y dirigidos por algún necio que está en el poder, de signo religioso, político o humanista.

¿Tienes miedo a hablar? ¿De expresar lo que realmente crees y sientes? Entonces nunca serás creativo.

¿Qué buscan los head hunters hoy?  Personas libres, creativas, que salgan de los estereotipos tradicionales y convencionales, capaces de darle la vuelta a la empresa, a la organización….

¿Recordamos el principio de que la clave de un buen posicionamiento es ser el primero en algo?

¿Tú qué quieres ser?  ¿No quieres tener problemas?  Entonces, aparca la creatividad en el noray de la entrada.

Porque atreverse a ser creativo es estar dispuesto a tener problemas.

Porque conseguir la libertad, nunca es gratis.

Me referiré brevemente a la publicidad. En sus inicios fue creativa.  Era capaz de tocar las emociones.  Removía nuestro corazón con mensajes rompedores.. brillantes.  Conforme la oferta fue creciendo, el fin último de la publicidad era aumentar ventas de grandes empresas  -nuevamente poderes fácticos-. Se convirtió en un siervo de elementos de poder y fue entonces cuando perdió su frescura, su creatividad, en definitiva, su libertad….

Un consejo:  No intentéis ser creativos para poder cambiar de trabajo o para ganar más dinero. Esto no funciona así.

El auténtico espíritu creativo y libre,  lo escudriña , lo cuestiona todo, no se cree lo que dice la masa, elige libremente y sin condicionantes, independientemente del precio que tenga que pagar: rechazo, juicios, caras que se giran…..

La clave está en querer ser libres, de verdad.  Ese don tan preciado que Dios nos dio y que el hombre intenta, constantemente quitar a otros,  con afán de poder y de manipulación.

El primer paso es querer ser libres.

El segundo paso, practicar la libertad.

El tercer paso vendrá por si solo. Entonces seremos creativos, genuinos, no borregos.

La mente y cuerpo necesitan descansar

Iniciaré este blog con una referencia al descanso consciente, que no sea el acto de dormir.
Escuchamos  y con bastante repetición, el hecho de que estamos saturados por exceso de informacion y que por esta razón, la publicidad tradicional ya no tiene el impacto deseado sobre nuestras mentes sobre saturadas.
Esta afirmación me servirá para argumentar que hoy en día procuramos de todo para nuestro cuerpo y mente a excepción del descanso. ¿A qué descanso me estoy refiriendo? A una vía de transición entre el exceso de ruido y el silencio, observando en el silencio la plataforma para alcanzar un nivel de pensamiento superior en todos los sentidos.

Un nivel de pensamiento superior, en el que podamos observar.  Cortamos la actividad mental frenética y comenzamos a darnos cuenta de lo que nos rodea. Es como si antes de este parón, hubiéramos estado ciegos.

Este mundo esta compuesto por contrarios. Noche y día, amor y odio, acción e inactividad por poner algunos ejemplos. En este sentido, la misma equivalencia encontraremos entre ruido y silencio.

Si el contrario de ruido es silencio y las connotaciones de ruido son negativas, las connotaciones de silencio son positivas.

El silencio produce descanso mental y corporal. Entonces ¿Porqué nos empeñamos en llenar los espacios de silencio con basura? (ruidos y pensamientos negativos y/o pre-ocupaciones).

El silencio es la ausencia de todo ello y solo cuando busquemos activamente un silencio auténtico, tanto nuestro cuerpo como nuestra mente habrán descansado porque nuestro interior estará en paz consigo mismo.

Solamente una reconciliación con uno mismo produce seres humanos auto-realizados y capaces de aportar y no de restar en este mundo.

Fruto del silencio son los pensamientos filosóficos mas brillantes, las ideas creativas más audaces y las mentes más equilibradas. El silencio obliga a una reflexión profunda y nos ayuda a superarnos.

En este sentido, quiero lanzar una recomendación desde este primer blog y es la de buscar el silencio como fuente de descanso y crecimiento personal.

Patricia Peirote Hermann